Comer solo fruta adelgaza ¿Mentira o verdad?

Existen cientos de remedios “milagrosos” para perder peso. Se diseminan por internet o en conversaciones tradicionales y siempre hay quién los cree.

Lamentablemente, suelen ser total o parcialmente falsos. En muy pocas ocasiones cumplen cuanto prometen.

Este post trata sobre uno de ellos, muy conocido, además. ¿Comer solo fruta adelgaza de verdad? Lee hasta el final y entérate de cuánto hay de cierto en esta dieta tan radical.

Solo frutas en la cena. ¿Qué tan recomendable es?

Comer solo fruta adelgaza

Vamos a ir por partes para que todo quede bien explicado. Una vez hayas leído todos los puntos, tendrás la respuesta definitiva sobre si comer solo fruta adelgaza.

1-Sabiduría popular para bajar de peso

Si le preguntas a cualquiera, no tiene que ser nutriólogo ni experto, te dirá que para adelgazar hay que:

  1. Ingerir alimentos saludables
  2. Comer en pocas cantidades.

Se le podría añadir “hacer ejercicios”, pero en este post estamos hablando de comida. 

Y si te lo estabas preguntando: sí, los puntos anteriores son correctos. La sabiduría popular no siempre está errada. 

Del mismo modo, sí, las frutas son saludables, pero en sus correctos momento y proporción. ¿Cuáles son estos? Los encontrarás detallados en próximos apartados. Por ahora, no nos dilatemos más y pasemos al siguiente punto.

2-Comidas pequeñas, pero completas

Aquí es donde los hábitos de muchas personas comienzan a salirse de los estándares correctos. Hay quien dice: “si tengo que comer poco y saludable, pues como solo un vegetal, o una fruta”.

Esto está mal. ¿Por qué? Porque adelgazar es bueno, pero tu cuerpo sigue necesitando todo tipo de sustancias para funcionar bien. Incluso las grasas son importantes. 

Entonces, al reducir tu dieta a un solo tipo de comida, te estás privando de elementos esenciales para tu salud. No existe el alimento que contenga en sí todo lo necesario para la vida humana.

Lo correcto sería disminuir las proporciones. También suprimir aquellos con grasas saturadas y exceso de azúcares. Sin embargo, esto no significa dejar de comer todo lo que no sea verde. Si, además, comes solo un tipo de fruta o de vegetal, mucho peor. 

Además, si te limitas a comer solo frutas, de seguro olvidarás lo de las pocas cantidades. Como son sabrosas y saludables, quizás piensas que puedes ingerirlas hasta saciarte y más allá. Y esto nos lleva al siguiente punto.

3- Peligros de ingerir frutas en exceso

Comer solo fruta adelgaza. Esa primicia nos ha llevado hasta esta última parada en la explicación. Ya sabes que nutrirte solo con ese tipo de alimentos va a descompensar tu dieta. Pero, aun así, ¿de verdad te hará bajar de peso?

Debes empezar sabiendo que casi todas, a pesar de ser comidas naturales, tienen altos porcentajes de dulzor y fibra.

Por tanto, si ingieres grandes cantidades, estarás tragando azúcares por montones. Esto, lejos de hacerte adelgazar, te hará subir de peso. Además, si eres diabético, elevará tu glucemia por los cielos.

Luego está el tema de la fibra. En exceso, puede llegar a provocar varios problemas intestinales.

Y, por último, llegamos al término más complicado: la fructosa. Es una sustancia abundante en las frutas que, en el cuerpo humano, se metaboliza casi exclusivamente en el hígado. Se usa para crear energía.

El problema es que, si llega en cantidades muy grandes, el mencionado órgano la convertirá en grasa. Además de engordarte, esto aumenta los triglicéridos y disminuye la tasa de colesterol bueno, causándote problemas de salud.

Llegado este punto, solo falta decirlo: que comer solo fruta adelgaza, es mentira. Por el contrario, puede hacerte subir de peso y dañar el correcto funcionamiento de tu organismo.

¿Cuándo sí es bueno comer solo frutas?

La mejor manera de ingerir estos alimentos naturales es entre horas. ¿Qué quiere decir esto? A modo de meriendas, entre una comida y otra. 

Comerlas así sí puede ayudarte a adelgazar. No es que tengan una función para bajar de peso de por sí. Simplemente te brindan sensación de saciedad. O sea, te hacen llegar con menos hambre a la próxima cena y, por tanto, ayudan a reducir las proporciones.

Por su alto porcentaje acuoso, aportan pocas calorías al cuerpo. Al unirse esto y que te hacen ingerir menos calorías en las comidas principales, se culmina el efecto adelgazante. 

Además, aunque sean dulces, nunca se compararán con un refresco o con alimentos procesados. Sus azúcares solo se vuelven un problema si se les engulle en exceso. 

Entonces, si bien es un mito que comer solo fruta adelgaza, tomarlas como merienda sí te ayuda a hacerlo.

Otra opción correcta es agregarlas a tu desayuno diario. Para ello, como son fuente de hidratos de carbono, lo mejor es acompañarlas de grasas saludables y proteínas. De este modo, su absorción se hace lenta y pueden brindarte energía y aporte nutricional por un tiempo prolongado.

Además, según expertos, aportan carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales, eso las hace una buena forma de romper el ayuno. 

Cantidades recomendadas para comer fruta

Lo aconsejable es comer de tres a cinco raciones al día. Cada una debe constar de unas pocas piezas. Recuerda no caer en excesos.

Aquellas personas que padezcan de triglicéridos altos sí deberían suprimir aún más su consumo. También quienes sean intolerantes a la fructosa.

¿Engordan las frutas como postre?

Comer solo fruta adelgaza

Esto es un mito más que muchas personas creen y repiten hasta el hartazgo. Como que comer solo fruta adelgaza. En verdad, no es tan así. De hecho, son una opción más saludable que cualquier dulce industrial que puedas consumir. 

También son preferibles a muchos postres hechos en casa. Las frutas naturales tienen menos azúcares, calorías y ni hablar de las grasas saturadas. Ahora, ¿quiere esto decir que puedes comer cuantas quieras en el postre y no ocurrirá nada? Por supuesto que no.

Si tu cena cubrió a la perfección tus requerimientos calóricos y luego comes frutas, igual te estás excediendo. Lo estás haciendo menos que con una malteada, pero lo estás haciendo.

Si quieres bajar o controlar tu peso, debes estudiar bien tus comidas. Lo perfecto sería que la cena no llegara a cumplir del todo tu requerimiento calórico. Así, podrías rellenar ese espacio, de forma saludable, con las frutas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.