Comida de perros: las mejores dietas para su salud

Hoy día nuestras mascotas han cobrado una gran importancia en la sociedad y en nuestras vidas personales. Queremos que vistan como nosotros, que no consuman comida de perros sino que coman como nosotros y que tengan nuestros mismo hábitos. Esto nos lleva a pensar que no está mal, siempre y cuando nuestros hábitos sean saludables, pero en caso contrario, no solo estamos teniendo un tipo de vida poco recomendable para nuestra salud, sino también para la de nuestra mascota.

Nos vamos a centrar en perros, ya que cada animal tiene unas necesidades nutricionales. Debido a que es la mascota más común, hablaremos de cómo podéis ayudar a vuestro can a llevar un estilo de vida saludable, que le permita estar bien alimentado para no contraer enfermedades y para que se sienta feliz y sin ansiedad. Sano por dentro y por fuera, cuerpo y mente.

Errores humanos

No es raro ver en el supermercado a algunas personas comprando embutidos o productos de personas, incluso bastante caros, y son para sus perros. La obsesión por volcar toda nuestra atención y mimos en nuestra querida mascota para hacer que se sienta feliz con nosotros, y darle todo lo que a nosotros nos gustaría que  nos dieran puede llegar a ser un gran error.

Aunque a algunos les cueste asimilarlo, los perros no son personas, son animales, y como tales tienen diferentes necesidades y tienen una alimentación diferente, porque su cuerpo es diferente, por eso lo llamamos comida de perros y no comida simplemente.

Si una persona que vive con un perro tiene la costumbre de comer grasas habitualmente y no hacer ejercicio, y acostumbra a su perro a hacer lo mismo, probablemente los dos terminen con problemas de salud.

Comida de perros

Los perros necesitan caminar, quemar energía, estar con otros perros, comunicarse con ellos a través del olfato. No seamos egoístas y pensemos en lo que ellos requieren y  no en lo que nosotros querríamos que nos dieran. Para ellos, un gran plato de pienso puede ser un gran manjar, o un menú a base de carne cruda como la dieta Barf, y si su composición les aporta todas las vitaminas y minerales que ellos necesitan para estar sanos y fuertes, es lo que debemos darles. 

Os damos varias opciones para que puedas elegir la más adecuada para tu amigo perruno. Puedes consultar con tu veterinario, sobre todo si tu perro tiene alguna enfermedad o dolencia, o necesita algún tipo de suplemento en su dieta.

Dieta Barf para perros

Barf significa Biologically Appropriate Raw Food, que en español significa Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada. La dieta Barf y la dieta Yum son prácticamente lo mismo.

Esta dieta fue diseñada por el veterinario australiano Ian Billinghurst. Su teoría se basa en que los perros están diseñados para comer alimentos crudos. La dieta Barf consiste en una alimentación a base de proteína de origen animal, a la que se añade un pequeño porcentaje de frutas, verduras, huevos y vísceras. No contiene cereales ni conservantes.

Los huesos son el principal componente de esta dieta. Al tener carne y músculo, aporta la mayor parte de los nutrientes que el animal necesita, tales como porteína, grasas, minerales, vitaminas y antioxidantes.

También le dará una hidratación adecuada y será evidente en la calidad de su piel y el brillo de su pelo, así como unos dientes sanos y limpios.

Comida de perros

Otro problema que suelen tener algunos perros y como consecuencia también sufren sus dueños, son los gases y el mal aliento, pero esto también se reduce mucho con la dieta Barf.

Y además, esta dieta le dará más energía y por lo tanto tendrá más actividad física, evitando la obesidad y siendo más feliz.

Pero no todo es bueno en esta dieta, al comer huesos, existe el riesgo de ingerir astillas y que estas puedan provocar estreñimiento o una perforación. Aunque si trituras bien la comida no tiene que ocurrir.

Si estás pensando en introducir este tipo de dieta en la alimentación de tu perro, debes hacerlo gradualmente, combinando alimentos crudos y cocinados, y congelando la carne y el pescado para eliminar posibles bacterias que podrían provocar una infección en el animal.

Dieta casera para perros

Los perros tienen menos papilas gustativas que las personas, pero pueden diferenciar entre el dulce, el agrio, el amargo y el salado. Además, tienen la capacidad de tener alimentos preferidos o detestar otros, algo que podemos ir apreciando y tenerlo en cuenta a la hora de confeccionar su menú casero.

Para que una dieta casera canina sea equilibrada debe incluir los diez aminoácidos esenciales para un perro. Como no es capaz de sintetizarlos, es fundamental que los consuma en su dieta diaria. Combinando proteínas de origen animal con las de origen vegetal conseguiremos aportar todos los aminoácidos.

Para obtener ese equilibrio, son también imprescindibles el calcio, hierro, vitaminas y fósforo, siempre en las proporciones adecuadas.

Si queremos alimentar a nuestro perro con una dieta casera, debe componerse en su mayoría de carne o pescado, completándola con menor cantidad de verduras, frutas, hortalizas y cereales.

Es muy importante no incluir en su dieta casera alimentos procesados, o con químicos artificiales, ya que el animal los asimila con más dificultad.

Comida de perros

Carnes como la ternera, el pollo, el pescado o el cordero, verduras como el repollo, la zanahoria y la soja, o cereales como el maíz, el trigo, la avena o el arroz son alimentos buenos para confeccionar el menú casero de nuestro perro. Buenos suplementos para complementar si hiciera falta son el huevo, las legumbres, la fruta y las vísceras.

Cada vez más personas eligen la dieta casera para su perro, al dudar de la calidad de los nutrientes con los que se elabora el pienso. 

Poder elegir tú mismo los alimentos y saber que le estás dando productos de la mejor calidad, aporta tranquilidad y seguridad a la hora de alimentar a nuestro compañero de una forma equilibrada.

Pienso de dieta para perros

En los países occidentales es la forma más habitual de alimentar a los perros pero la comida de perros casera está ganando cada vez más popularidad debido a los beneficios que aporta.

Si en tu caso no dispones del tiempo necesario para informarte, ir a comprar y confeccionar una dieta equilibrada y sin carencias para tu perro, olvídate de la dieta casera y elige la opción del pienso. 

En cuanto a comida de perros, una dieta casera será buena siempre que tenga todos los nutrientes necesarios, de lo contrario provocaremos problemas de salud al animal.

Lo fundamental y más importante a la hora de elegir pienso para perros, es elegir pienso natural. Es decir, elaborado con productos naturales de alta calidad. La carne seleccionada para el pienso natural es carne apta para el consumo humano, y su cantidad de cereales y verduras es adecuada para una alimentación canina equilibrada. También existen piensos para perros con intolerancias, como son los que sustituyen el maíz por patata o guisantes.

Comida de perros

Pero al hablar de pienso debemos diferenciar entre piensos para perros extrusionados y prensados en frío.

Pienso extrusionado

El proceso de elaboración del pienso en el sistema térmico o extrusionado consiste en mezclar los ingredientes y someterlos a un proceso térmico, de humedad y presión para dar consistencia e incrementar la digestibilidad.

El tratamiento a altas temperaturas garantiza la esterilización y eliminación de toxinas o bacterias de los alimentos.

Pienso peletizado

Con el prensado en frío o también llamado peletizado, el pienso se comprime a muy baja temperatura, con la que se conservan los sabores originales y propiedades nutricionales así como la eliminación de posible salmonelosis.

Esta forma de elaborar el pienso es más apetecible para los perros, favorece su digestión y evita la contaminación ambiental.

Alimentos prohibidos para perros

En todo tipo de comida de perros tanto si nos decidimos por la dieta Barf, por el pienso, como por una dieta casera para nuestra mascota, hay que tener especial cuidado con algunos alimentos que pueden resultar tóxicos para los perros. Incluso cuando alimentamos al animal con pienso, hay algún momento en el que alguien le quiere dar algo que se le ha caído o alimentarle con la mano con algo de su plato. Pero hay productos que no pueden comer porque les causaría problemas de salud. Y concretamente en la dieta Barf, ya que consumen alimentos crudos, y en la dieta casera por ser en muchas ocasiones una adaptación de nuestro menú diario para personas, hay que evitarlos. Estos alimentos prohibidos para perros son los siguientes, y el motivo os lo explicamos a continuación.

Listado alimentos prohibidos para perros

Estos alimentos prohibidos para perros son:

Huevos crudos. La salmonelosis puede ser letal para los canes.

Patatas crudas. La solanina que contiene este alimento crudo, puede provocar gastroenteritis e insuficiencias renales.

Leche. La mayoría de los perros tienen intolerancia a la lactosa y podría provocarles problemas digestivos.

Aguacate. La persina, sustancia que encontramos en los aguacates, puede provocarles diarrea, vómitos, edema pulmonar y daño cardíaco.

Cebolla. Puede eliminar los glóbulos rojos de la sangre del can y provocarle anemia.

Uvas. Les pueden provocar vómitos y diarreas.

Nueces. Su alto contenido en fósforo puede desencadenar en cálculos en la vejiga.

Alcohol. Puede provocar coma etílico e incluso la muerte del animal.

Chocolate. Vómitos, diarrea e incluso la muerte a causa de la teobromina, sustancia que contiene el chocolate.

Café. Taquicardias y nerviosismo son los efectos del café en los perros.

 

Siempre es beneficioso tanto para el perro como para fortalecer la relación de confianza y seguridad con su compañero humano, tener preparados pequeños premios como galletas para perros, que tanto les gustan. Pero que solo debemos darles en ocasiones especiales para premiar una actitud positiva. Es su gominola, y como tal, solo debe tomarla en ocasiones especiales, pero es bueno para su felicidad perruna que alguna vez tenga sus caprichos.

Repetimos que decidir la mejor opción de comida para perros para vuestro compañero es vuestra elección, pero siempre es conveniente consultar antes y durante con un veterinario, para garantizar el equilibrio nutricional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.